c/ Francisco de Goya, 14 Bajo Izq.
28016 Madrid;
Telf. 677 56 27 66
info@centro-ide.com

RSL ( Retraso Simple del Lenguaje )

Concepto de Retraso Simple del Lenguaje.

Sintomatología específica

"Niño que presenta un retraso en la aparición o en el desarrollo de todos los niveles del lenguaje (fonológico, morfosintáctico, semántico y pragmático), que afecta sobre todo a la expresión y, en menor medida, a la comprensión, sin que esto se deba a un trastorno generalizado del desarrollo, ni a déficit auditivo o trastornos neurológicos".

La aparición del lenguaje y la expresión es más tardía de lo habitual, y se desarrolla lentamente y desfasada con respecto a lo que cabe esperar de un niño de esa edad cronológica.

Sintomatología asociada

Generalmente el retraso del lenguaje viene asociado con una inmadurez (prematuridad, hospitalismos, etc,...) generalizada, que afecta a la coordinación psicomotriz (coordinación gruesa y fina, inmadurez o problemas de lateralización), dificultades en la estructuración temporo-espacial (dibujo desordenado en una lámina), a veces esta inmadurez afecta psicoemocionalmente apareciendo una baja autoestima, sentimientos de inferioridad, etc,...

Ligero retraso motor en movimientos que requieren una coordinación fina. Retraso en la expresión gráfica. Retraso en el establecimiento de la dominación lateral. Dificultades en aspectos del desarrollo cognitivo: relación pensamiento/lenguaje y memoria/atención. Problemas psicoafectivos: baja autoestima, dificultades en las relaciones con los iguales (inhibiciones). Dificultades en el aprendizaje de la lecto-escritura y otros aprendizajes escolares.

Factores predisponentes

Puede haber predisposición hereditaria, factores neurológicos (disfunción cerebral mínima), factores socioculturales (niveles familiares socioeconómicos y educativos bajos), factores afectivos y relacionales (actitudes sobreprotectoras, o rechazos familiares, deprivación, etc,...) o un modelo lingüístico pobre, insuficiente o inapropiado.

Características diferenciales con otras patologías

Hay que excluir una patología orgánica general, un déficit importante del oído, un handicap motor manifiesto, así como trastornos mayores de la personalidad.

Descartar la posibilidad de una deficiencia intelectual, o un tipo de mutismo, afasias infantiles y autismo (en el que el lenguaje está alterado, no retrasado y además, presenta problemas en otras áreas y conductas).

Hay que diferenciar entre retraso del habla y retraso del lenguaje. En el primero sólo está afectado el nivel fonológico, mientras que en el retraso del lenguaje están todos los códigos afectados.

En la disfasia destaca la gran lentitud de la evolución y la respuesta lenta a la intervención pedagógica. En el retraso del lenguaje, tienen una recuperación más acelerada y una respuesta positiva a la intervención y se encuentra menos afectada la comprensión.

Retraso simple del habla; niños que presentan un desfase significativo en la aparición (comienzo tardío) y en el desarrollo de la expresión (evolución lenta) que no puede ser explicado por un retraso mental, que tampoco se debe a un trastorno generalizado del desarrollo, ni a un déficit auditivo, o trastornos neurológicos.

Son capaces de pronunciar sonidos aislados y grupos de sonidos, pero a la hora de su ordenación y diferenciación dentro de las palabras presentan dificultades. Luego no son trastornos tanto de la articulación fonética, como de estructuración fonológica, que está atrasada para su edad cronológica. La comprensión es prácticamente normal para su edad y la actividad no lingüística se encuentra también dentro de la normalidad.

Mutismo; inibición del habla en una, varias o muchas situaciones sociales. Incluyendo la escuela, a pesar de tener capacidad para hablar y comprender el lenguaje. Algunos pueden comunicarse mediante gestos, con afirmaciones o negaciones con movimientos de cabeza o, en algunas ocasiones, utilizando monosílabos o expresiones cortas. Lo más frecuente es que el niño no hable en la escuela, aunque sí en casa y que se niegue a hablar con adultos desconocidos.

El mutismo más grave es la inhibición del habla en todas las situaciones. Pueden poseer habilidades normales para el lenguaje oral, aunque también pueden sufrir un retraso en el desarrollo del lenguaje y/o trastornos en la articulación y la fluidez (dislalias/tartamudez). El rechazo a hablar no es, sin embargo, debido a un déficit grave del lenguaje o a otro trastorno mental. Podría hablar, aunque fuera mal, pero no lo hace.

La edad de comienzo suele ser antes de los cinco años, pero llaman la atención al ingresar en la escuela. En algunos casos, la alteración dura sólo varios meses, aunque puede perdurar varios años si no se inicia tratamiento psicológico. Puede haber un deterioro grave del funcionamiento social y escolar.

Componentes del lenguaje

1) Nivel fonológico.

Se encuentra conformado por el fonema que es la unidad básica e indivisible de nuestro lenguaje, es un sonido propio de nuestra lengua y se desarrolla a nivel pre-lingüístico desde el momento del nacimiento hasta el primer año de vida, aproximadamente pasando por las siguientes etapas:
    - llanto
    - vocalización-cantaleo-arrullo
    - balbuceo (6 meses)
    - Imitación del lenguaje (finales del primer año)
Posteriormente, el niño constituye sus primeras palabras, cuando ya analizó y clasificó los sonidos de su lengua.

La adquisición se hace desde las consonantes posteriores hacia las anteriores, como lo vamos a ver en la tabla de adquisiciones:

3-4 años vocales: /b/ch/f/g/k/l/m/n/ñ/p/t/y/s/d/j/ua/ue/io/ia/ie/oi/ai/ sonido final /l/

4-5 años: /r/ei/au/ sonido final /s/

5-6 años: /rr/eu/ui/uo/ sonido final /r/d/j/

Posteriormente, el niño comienza la asociación de fonemas para dar lugar a la sílaba, realizando las siguientes combinaciones:

Vocal "a"
Consonante-Vocal "ma"
Vocal-Consonante-Vocal "ama"
Vocal-Consonante "am"
Consonante-Vocal-Consonante-Vocal "mamá"

Componentes del lenguaje

2) Nivel sintáctico;

Une las palabras entre sí, dando como resultado una oración, la cual se irá complementando conforme a las reglas. Se dan las siguientes etapas, según Dale:

  • Etapa I. Aparece cuando el niño tiene de 18 a 20 meses y se caracteriza por la aparición de las primeras palabras.
      - Nivel I: lenguaje telegráfico. Es una combinación de palabras, en donde se expresa la idea principal.
      - Nivel II. Se emplean adjetivos, adverbios y artículos.
      - Nivel III. Se emplean las conjunciones, las preposiciones y los pronombres.
  • Etapa II: desarrollo del uso de las flexiones. Aparecen las preguntas, la pluralidad y la conjugación de verbos irregulares.

    3) Nivel semántico;

    Se refiere a la comprensión del lenguaje; se inicia mucho antes de que el niño emita la primera palabra y es una asociación de imágenes mentales que posteriormente se generalizan para formar conceptos. Después del balbuceo, las vías y centros nerviosos auditivos y visuales se preparan para dar base de los conceptos verbales y dar pie a la formación del lenguaje interior. Peinado Altable describe las siguientes etapas:
    • Lenguaje indiferenciado. Reacción al lenguaje sin llegar a distinguir la palabra.
    • Lenguaje diferenciado. Reacción de gusto o enojo, de acuerdo al tono de voz.
    • Lenguaje interior. Se inicia desde los primeros meses y alcanza su madurez a los dos años y medio. El niño almacena conceptos, aunque aún no pueda expresarlos, los comprende en su totalidad.
    Se refiere no sólo a la relación de las palabras, sino de las oraciones, por lo que el hablante debe contar con un amplio conocimiento del medio para entender y relacionar el mensaje con dichos conocimientos.

    4) Nivel pragmático;

    Se encuentra relacionado con todos los aspectos que rodean a la conversación, como: El tono de voz (agudo-grave), su intensidad (fuerte-suave), el ritmo (pausado-lento-rápido), turno (inicia-termina-cede la palabra-la roba-respeta-sobrepone,...), tipos de actos verbales (etiqueta, describe, petición de acción, respuesta de acción, saluda, protesta, repite, exclama,...), reglas de conversación (cantidad, calidad, modo, relevancia, conocimiento del mundo, discurso coherente).

  • Síntomas que aparecen en estos componentes cuando hay un RSL

    EXPRESIÓN:
      1) A nivel fonológico;

        - Habla infantilizada, con omisión de consonantes iniciales y sílabas iniciales.

        - La estructura silábica es V, C-V, y no realiza C-C-V, o V-C

        - El grupo más afectado suele ser las fricativas, reduciéndose en algunos casos a las producciones /p/m/ y /t/.

        - Omisión de consonantes inversas.

        - Omisión de semiconsonantes en diptongos.

        - Ausencia de la vibrante múltiple.

        - Sustitución de /s/ por /t/.

        - Repetición de primeras y últimas sílabas (reduplicaciones).

      2) A nivel semántico;

        - Vocabulario reducido a objetos del entorno. Léxico pobre.

        - Problemas en la adquisición de conceptos abstractos (colores, formas y espacio-temporales).

      3) A nivel morfosintáctico;

        - Lenguaje telegráfico.

        - Desorden en la secuencia normal de la oración.

        - Número reducido de términos en la frase.

        - Dificultades en la utilización de artículos, pronombres, plurales y alteración en la conjugación de los tiempos verbales.

        - La mayoría de las frases son coordinadas con la partícula "y". No producen subordinadas.

        - Uso abusivo del "yo".

      4) A nivel pragmático;

        - Alteración de la intencionalidad comunicativa.

        - Predomina la utilización del lenguaje para: denominar, regular la conducta y conseguir objetos.

        - Presenta dificultades para atribuir cualidades a los objetos y preguntar.

        - Escasa utilización del lenguaje para relatar acontecimientos y explicarlos.

        - Apenas utiliza el lenguaje en la función lúdica o imaginativa.

        - Tendencia a compensar la expresión verbal deficiente con mímica y gestos naturales.
    COMPRENSIÓN:
      La comprensión aunque, aparentemente puede ser normal, es apoximativa y contextual, comprendiendo mal las nociones abstractas, con dificultades, por ejemplo para relatar hechos, en los que simplificaría solamente enumerándolos.

    Actividades para la organización fonética y fonológica

    1) Juegos de atención y discriminación.
    • Ruido-silencio. Presencia-ausencia de sonido.
    • Sonido-sonido. Discriminación de sonidos.
    • Palabra-palabra. Cada vez que oiga una palabra clave debe sentarse en la silla, cuando oiga otra palabra clave, debe colocarse al lado de la puerta. Este ejercicio también se puede realizar con sílabas.
    2) Juegos de motricidad buco-facial.
    • Juegos de soplar. Apagar velas, hacer burbujas, hacer avanzar globos hinchados, hacer avanzar bolitas de papel.
    • Juegos de hinchar las mejillas.
    • Juegos de lengua.
    • Juegos con los labios.
    3) Juegos de imitación.
    • Los ruidos. Asociación de ruidos a acciones o expresiones faciales.

      Ejemplo: pica, pica (hacer el gesto de pincharse una mano con el dedo de la otra). Au, au (gesto de lástima, manos en la cabeza). Bota bota la pelota (gesto de botar la pelota),...
    4) Juegos de estructuración temporal.
    • El orden de los sonidos. Tocar en el mismo orden los sonidos que realiza el/la terapeuta.
    5) Juegos de loto fonético (4-5 años).
    • "Loto fonético I y II" de Monfort y Juárez. Ed. Cepe.

      Se cogen grandes cartones divididos en 8, 12 ó 16 cuadrados. En cada cuadrado hay una foto representando objetos o animales cuyo nombre contenga un fonema determinado. Para jugar hace falta tener los mismos dibujos en fichas independientes. Se van sacando fichas y se van colocando encima del cartón nombrando el objeto. También se puede jugar teniendo que inventar una frase antes de colocar la ficha en el cartón.
    6) Juegos de conciencia silábica y fonémica.
      - Posición final.
      - Posición inicial.
      - Posición medial.

    Actividades para la organización semántica

    1) Aprender palabras nuevas.
    • Observación y/o manipulación libre del material.
    • Manipulación dirigida del material para trabajar sobre todo la comprensión.
    • Manipulación del léxico añadiéndole un nuevo léxico al ya conocido.
    • Actividades de repaso usadas como sistemas de evaluación más que de aprendizaje. Eligiendo un tema concreto (por ejemplo: nuestro cuerpo).
    2) Manipular palabras.

    Para desarrollar una mayor capacidad de evocación sin referente actual.
    • Formación de familias semánticas.
    • Análisis. A partir de un concepto global, debe enumerar un número determinado de sus elementos.

        Ejemplo: dime siete cosas que hay en un cuarto de baño

    • Síntesis. Ejercicio de preguntas-respuestas.

        Ejemplo: ¿dónde se pueden encontrar un cepillo de dientes y una toalla?

    • Contrarios.

        Ejemplo: este árbol es muy grande (gesto) y éste es muy pequeño (gesto)

      - Asociaciones de palabras y conceptos.
      - Asociación de identidad; juntar las cosas iguales.
      - Asociación por similitud; imágenes que representan el mismo concepto pero con una forma distinta.
      - Asociación por familias semánticas;

      - Asociación por complementariedad:

        Ejemplo: el sacapuntas es complemento de lápiz.

      - Las seriaciones; por color, tamaño, forma,...
      - Asociaciones gramaticales;

        Buscar verbos
        Buscar sujetos
        Buscar objetos
        Buscar complemtos

      - Preparación a las definiciones.

        Ejemplo:

          - Coge lo que sirve para comer.
          - Coge el animal que nos da leche.
          - Coge lo que sirve para protegernos cuando llueve.

    Actividades para la organización morfo-sintáctica

    1) Número y orden de las palabras.
    • Ejercicios de comprensión morfo-sintáctica:

        - Órdenes de dos proposiciones.
        Ejemplo: coge el lápiz que tiene Elena.
        - Sucesión de órdenes (retención y sucesión temporal).
        Ejemplo: abre la boca y cierra los ojos.
        - Variación en la sucesión temporal.
        Ejemplo: coge el lápiz y después cierra la puerta (debe realizarse en el mismo orden cronológico que la frase).
        - Colocación de la palabra en la frase.
        Ejemplo: dame el dibujo donde el coche empuja al camión.

    • Ejercicios de construcción de frases:

        Ejemplo: ¿qué es?
        Un elefante
        ¿Cómo es el elefante?
        Muy gordo
        Un elefante muy gordo
        ¿Qué hace el elefante muy gordo?
        Se come una flor
        Un elefante muy gordo se come una flor
        ¿Cuándo lo hace?
        Por la noche
        Un elefante muy gordo se come una flor por la noche
    2) El empleo de los nexos.
    3) El empleo de las flexiones.
    4) La conciencia sintáctica.
      Partimos de un dibujo y hacemos preguntas sobre él.
    Actividades para organizar el discurso

  • Las series lógicas o historietas.
      Son historietas representadas en varios dibujos que hay que ordenar en función del desarrollo cronológico de la historia.
  • Trabajo de flexiones dentro de las series lógicas.
      Una vez construida una serie lógica, vamos a hacerle al niño una serie de preguntas para estimular una formulación verbal que implique la utilización de la noción de:

        - Tiempo presente.
        - Tiempo pasado.
        - Tiempo futuro.
        - Tiempo hipotético.


  • © Copyright 2007 EMAGANET CONSULTORIA SL

    info@centro-ide.com